Artículo: Medidas de protección individual recomendadas frente a la infección por COVID-19

Este será el quinto artículo elaborado por el equipo de la Farmacia de la Mulilla sobre la pandemia por coronavirus SARS-CoV-2, en el que vamos a recordar cuales son las medidas de protección individual que se recomiendan para evitar ser contagiados por el virus causante de la enfermedad COVID19, y con ello contribuir a reducir la transmisión de esta enfermedad.

La mayoría de los expertos en la cuestión inciden en que la principal medida protectora es la distancia interpersonal, que ha de ser como mínimo de 1,5 metros, y recomendable sobre los 2 metros. Esa distancia va a impedir que, en caso de estar cerca de alguna persona infectada, sus secreciones puedan llegar a alcanzarnos.

Video CORONAVIRUS 5 - Medidas de proteccion.002

Sabemos que en nuestra cultura tendemos a tener un contacto estrecho y cercano con nuestros seres queridos, pero hay que ser conscientes de esta realidad: estar demasiado cerca de otras personas sin medidas de protección puede llevar a un posible contagio, a consecuencias importantes en nuestra salud individual, y a favorecer la transmisión incontrolada de la enfermedad. Debemos ser muy exigentes con las distancias interpersonales. No es un desprecio a los demás, sino todo lo contrario, un aprecio hacia su persona y su salud.

La segunda medida recomendada tiene que ver con poner obstáculos para, ante un posible contacto con el virus, impedir que llegue a penetrar por las zonas vulnerables de nuestro cuerpo. Estos obstáculos entre nosotros y el virus pueden ser de varios tipos, como la mascarilla que cubra nariz y boca, gafas de protección, mamparas en los lugares de atención al público, guantes o pantallas faciales.

Video CORONAVIRUS 5 - Medidas de proteccion.003

Esas zonas vulnerables que hemos comentado, y que son las principales vías de entrada del virus, son 3: Ojos, nariz, y boca. Y la mejor forma de impedir esa entrada es evitar tocarse esas zonas con las manos, que pueden llevar al virus por haber tocado algún objeto que lo contenga en su superficie.

Si el virus consigue contactar con alguna de estas vías de entrada, y logra adentrarse en nuestro cuerpo, comenzará una lucha entre el virus y nosotros. Y en esa lucha influirán muchos factores para determinar quién vence. No nos confiemos. El virus tiene sus armas. Y dependiendo de esos factores, como pueden ser nuestra edad, estado del sistema inmunológico, o enfermedades que suframos en el momento del contagio, será el resultado de la batalla. Podrá incluso comprometer nuestra propia vida. Por tanto, extrememos las medidas de protección.

Dentro de los espacios donde convivimos, es de gran utilidad ventilar lo más posible, renovar el aire lo máximo que se pueda. Así combatiremos la presencia del coronavirus en nuestro entorno. Asimismo, debemos evitar permanecer en lugares cerrados donde haya mucha gente, sobre todo si no están convenientemente ventilados. Recordemos que el virus no se mueve solo por el aire, sino que lo hace de persona a persona con poca distancia entre ellas.

Video CORONAVIRUS 5 - Medidas de proteccion.005

Y dado que las manos están continuamente tocando objetos, para evitar que, de forma accidental, nos infectemos al tocar nuestros ojos, nariz o boca, es muy importante mantenerlas limpias e higiénicas. Lo más recomendable es hacerlo con agua y jabón, de forma frecuente y durante al menos 1 minuto, procurando llegar a todos los posibles huecos que se formen en la superficie de las manos. Si no podemos lavarnos con agua y jabón, puede hacerse una higienización con gel hidroalcohólico ó con alcohol de 70º, procurando no abusar de esta práctica pues puede alterar el estado de la piel.

El hecho de usar agua y jabón, o alcohol, viene de las características de los virus. Como ya comentamos en el primer artículo, básicamente se componen de su material genético y de una membrana que lo envuelve. Esa membrana, es de componente fundamentalmente graso. Y con el jabón o el alcohol, vamos a disolver esa membrana grasa, con lo que el virus deja de ser operativo, pues necesita esa membrana para seguir existiendo como tal.

Video CORONAVIRUS 5 - Medidas de proteccion.006

Y por último, para evitar propagar la infección en caso de estar contagiados, se recomienda poner algún tipo de obstáculo cuando hablemos en un tono de voz elevado, al toser y al estornudar. Si controlamos las emisiones realizadas de forma natural al hablar fuerte, toser o estornudar, evitaremos difundir al ambiente partículas en las que puede estar alojado el virus, que luego pueden ser inhaladas por otras personas, o posarse sobre objetos y superficies, y que al ser tocados por las manos de otra persona pueden favorecer su contagio.

Por orden de prioridad, se recomienda, como primera opción, hacerlo hacia un pañuelo desechable, y luego tirarlo a la basura y lavarnos las manos; como segunda opción, toser o estornudar hacia la parte interna del codo, quedando las secreciones adheridas a nuestra ropa, que luego deberá ser lavada a alta temperatura; y como tercera y última opción, toser o estornudar hacia nuestra propia mano, que inmediatamente deberá ser lavada con agua y jabón, o higienizada con gel hidroalcohólico.

Video CORONAVIRUS 5 - Medidas de proteccion.007

En resumen, las 6 medidas de protección recomendadas para evitar la propagación de la enfermedad COVID19, y que todos deberíamos interiorizar, son las siguientes:

1 – Distanciamiento interpersonal.

2 – barreras de protección.

3 – No tocarse la nariz, los ojos, ni la boca.

4 – Ventilar de forma adecuada los recintos tanto a nivel vivienda como laboral.

5 – Higiene frecuente y profunda de manos.

6 – no emitir secreciones al toser o estornudar.

Un pequeño esfuerzo individual en cumplir estas medidas de protección, redundará en un gran beneficio para la salud de toda la sociedad. La pelota está en nuestro tejado. En el de todos y cada uno de nosotros. No nos fijemos sólamente en el tejado de los demás. Si cada uno cuida su propio tejado, no hará falta juzgar el de los demás.

Video CORONAVIRUS 5 - Medidas de proteccion.001

Artículo: ¿Qué es la Diabetes?

 

En este artículo vamos a comenzar a tratar el tema de la Diabetes, sobre todo enfocado a que el paciente conozca un poco mejor su enfermedad, intente controlarla junto con el personal sanitario que le atiende, y sepa el estilo de vida adecuado desde que le detectan esta patología.

La DIABETES, o como muchos médicos llaman, la epidemia del siglo XXI, se define como una enfermedad crónica que aparece cuando el paciente no puede producir insulina en cantidad adecuada, o bien esa insulina no es utilizada de forma eficaz por las células del organismo.

INFOGRAFIA DIABETES 1 PARA MULILLA TV.003

De esta definición vamos a destacar dos términos:

En primer lugar, es una enfermedad CRÓNICA, que indica que se va a mantener en el tiempo, que actualmente no hay una cura duradera y definitiva para esta enfermedad.

Y en segundo lugar, el agente clave de esta enfermedad es una sustancia llamada INSULINA.

Vamos a conocer algo más de esta sustancia.

La insulina es una hormona del organismo, que se fabrica en un órgano del cuerpo llamado PANCREAS, perteneciente al aparato digestivo.

Esta sustancia, a modo didáctico, va a actuar como si fuera una llave.

Esta llave, siguiendo con la explicación muy simple, va a abrir unas determinadas puertas en todas las células del organismo. Estas puertas son para la entrada del azúcar desde la sangre al interior de las células, donde su función principal es la obtención de energía para las funciones celulares.

INFOGRAFIA DIABETES 1 PARA MULILLA TV.007

Si esa llave que es la insulina, no existe o no es capaz de abrir esas puertas, el azúcar se queda atrapado en la sangre, aumentando mucho sus niveles, dando lugar a los síntomas de la diabetes.

 

Artículo: Actividad física durante el confinamiento

Video CORONAVIRUS 9 - Actividad fisica.001Este artículo estará dedicado a destacar la importancia que tiene la actividad física en nuestra salud, ofreciendo unos consejos para su realización en caso de tener que estar mucho tiempo en casa debido a la pandemia que nos azota.

Comenzaremos definiendo cuales son los objetivos que vamos a perseguir con la actividad física, estemos o no en situación de confinamiento.

Según la OMS, Organización Mundial de la Salud, es muy recomendable que los individuos adultos, entre 18 y 65 años, practiquen algún tipo de actividad física, entendida como la realización de movimientos musculares que requieran gasto energético. Estos movimientos, además de consumir energía de nuestras reservas, van a quemar la grasa acumulada convirtiéndola en agua y calor, lo que ayudará a evitar el sobrepeso y la obesidad.

La actividad física en el ser humano tiene beneficios directos para la salud, como disminuir el riesgo de padecer algunas enfermedades (diabetes, hipertensión, enfermedades coronarias, algunos tipos de cáncer, etc) o contribuir a un equilibrio en la salud mental de quienes la realizan, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades como la depresión, o el impacto del estrés sobre nuestro organismo. 

Sobre cuánta actividad física debemos realizar, la OMS aconseja perseguir 2 objetivos, o al menos alguno de ellos: 150 minutos a la semana de actividad de intensidad media, entendiendo por intensidad media aquella que consiga hacernos romper a sudar, y/o caminar diez mil pasos al día. Estos diez mil pasos se estima que se consiguen con un paseo a buen ritmo durante una hora y media. Cada esfuerzo que realicemos para alcanzar estos objetivos, de forma constante, conseguirá dos resultados visibles en el tiempo: controlar nuestro peso corporal, y mejorar nuestra salud cardiovascular.

Video CORONAVIRUS 9 - Actividad fisica.005

Debido a la situación que pueda haber de confinamiento domiciliario por la pandemia, tenemos que convertir nuestro domicilio en un recinto donde podamos realizar la actividad física. Vamos a hacer una serie de comentarios sobre una gran cantidad de ejercicios que podemos hacer en casa, la mayoría sin necesidad de comprar ningún aparato, y que abrirán el abanico de posibilidades para conseguir nuestros objetivos de actividad diaria.

Como recomendaciones generales, hay que advertir que los ejercicios a realizar han de ser adecuados a nuestras circunstancias personales, como nuestra edad, condición física y limitaciones funcionales. El intentar hacer ejercicios fuera de esta recomendación solo conducirá a frustración personal y a incrementar la posibilidad de lesiones o accidentes que dificulten toda nuestra vida a partir de que se produzcan.

La intensidad y duración de los ejercicios debe ir aumentando de forma progresiva, sin forzar demasiado nuestro cuerpo en la realización de los mismos, y podemos recurrir a internet para que profesionales de la actividad física nos orienten en la ejecución, además de hacer más agradable la propia actividad. Están disponibles infinidad de vídeos con esta finalidad.

Video CORONAVIRUS 9 - Actividad fisica.009

El ejercicio más básico y con menos probabilidades de tener lesiones es caminar. Es una actividad natural, que no fuerza las articulaciones, de intensidad media, y que tiene innumerables beneficios para nuestra salud. Dentro de nuestras casas podemos crear algún circuito, utilizando los pasillos y las habitaciones, para poder caminar dentro de ella. Hace más ameno el paseo ir escuchando música o la radio, para despistar a nuestro cerebro de estar realizando una actividad que puede hacerse monótona y repetitiva.

Bailar también es una actividad muy recomendable y saludable. Hace mover nuestros músculos y articulaciones de forma moderada, y hacerlo acompañado de música estimula nuestra actividad cerebral, llevando alegría a nuestras vidas. Así que ya sabe, baile, baile mucho, solo o en compañía, como prefiera y pueda.

Antes y después de realizar un ejercicio de intensidad elevada, los expertos en estos temas recomiendan hacer estiramientos musculares para mejorar su rendimiento. Los estiramientos por sí solos también son ejercicios muy recomendables y saludables, que mejoran el tono muscular y reducen la posibilidad de lesiones durante el ejercicio.

Dentro de los ejercicios de baja intensidad, tenemos la actividad del yoga. En el yoga se realizan movimientos suaves acompañados de técnicas de respiración adecuada, lo que ha demostrado beneficios para la salud física y mental de quienes lo practican. Así, mejora los niveles de estrés y ansiedad, ayuda a superar estados como la depresión, y facilita conciliar el sueño.

Otro ejercicio de similares características y beneficios es el Taichi, muy extendido en zonas orientales, que combina estiramientos y movimientos suaves, mejorando la elasticidad, equilibrio, flexibilidad y agilidad.

Y la práctica de pilates también va a aportarnos mejoras en la estabilidad, fuerza y flexibilidad, combatiendo estados de estrés y ansiedad, y adaptándose a multitud de condiciones físicas previas.

Vamos a pasar a ejercicios de intensidad algo mayor, y cuya realización requiere algo más de esfuerzo. El primero son las sentadillas. Se realizan simplemente bajando y elevando el cuerpo al flexionar las rodillas, acompañando el movimiento con la elevación de los brazos. Si nuestras rodillas no están muy bien o tenemos sobrepeso o incluso obesidad, puede costarnos al principio. Es un ejercicio simple y muy beneficioso. Se recomienda hacer varias series al día, cada una de ellas con varias repeticiones, al principio pocas, pero aumentando progresivamente conforme nuestro estado de forma nos lo vaya permitiendo.

Siguiente ejercicio: flexiones. Las flexiones consisten en tumbarnos boca abajo y subir el peso de nuestro cuerpo utilizando los brazos. Ejercicio duro, pero con muchos beneficios para nuestro corazón. Y se puede hacer en casa perfectamente. Poco a poco iremos aceptando este tipo de ejercicio, aumentando el número diario conseguido.

Si queremos tonificar la zona central de nuestro cuerpo, los ejercicios de abdominales son un clásico con grandes beneficios. Pueden hacerse de varias maneras, como elevando el tronco manteniendo las piernas en el suelo, elevando las piernas manteniendo el tronco en el suelo, o elevando una de las piernas manteniendo el cuerpo de lado en el suelo.

Vamos con otro ejercicio. Las zancadas. Consiste en dar un paso al frente con una de las piernas hasta doblarla formando un ángulo recto, lo que lleva a flexionar la otra pierna, y vuelta a la posición inicial. Y luego, se hace lo mismo adelantando la otra pierna. Al igual que en los ejercicios anteriores, se recomiendan varias series al día, cada serie con varias repeticiones, aumentando de forma suave y progresiva tanto el número de repeticiones como el de series.

Nuevo ejercicio cardiosaludable. Los saltos estrella. Se realizan partiendo de una posición inicial con los brazos bajados, y dando un salto abriendo las piernas y subiendo los brazos hasta tocarse, formando la figura de una estrella. Y vuelta a la posición inicial con un nuevo salto. Muy bueno para fortalecer piernas y brazos, así como la zona de la cadera.

Estos son algunos de los muchos ejercicios que podemos realizar en casa sin necesidad de tener ningún aparato especial. Hay muchos más. Sólo hemos pretendido recomendar algunos de los más sencillos. La intención no es promover tal o cual ejercicio, sino que aumente la actividad física de las personas para mejorar su salud cardiovascular. Elija aquél o aquellos que mejor se adapten a sus condiciones personales. Y practíquelos. Por su salud.

Y vamos ahora a mencionar algunos ejercicios con aparatos que podemos tener ya en casa, o que fácilmente podemos conseguir.

El más sencillo es un stepper, que emula el esfuerzo que hay que realizar al subir escaleras. Con este aparato iremos caminando con esfuerzo, lo que hará que a los pocos minutos comencemos a sudar, fortaleciendo sobre todo nuestras piernas.

Un clásico de la mayoría de los domicilios es la bicicleta estática. Es una muy buena ocasión para volver a usarla, si acaso dejamos de hacerlo en alguna ocasión. La duración y dureza del ejercicio deberá adaptarse a nuestras circunstancias, procurando aumentarla de forma progresiva.

Y la bicicleta elíptica también puede que haya formado parte de nuestro mobiliario. Démosle una nueva oportunidad. Es un ejercicio muy recomendado para aquellas personas cuyas rodillas no estén en su mejor momento, pues simula el esfuerzo realizado al correr, pero sin los impactos sobre las articulaciones que pueden llegar a hacer imposible dicha práctica.

Y otro aparato que tuvo su momento es la cinta de andar o de correr, que nos permite realizar estos ejercicios tan saludables en cualquier estancia de nuestra casa. Puede que la tenga en el trastero, o que ya no la utilizara por cualquier motivo. Vuelva a usarla. Es un magnífico aliado para su salud. Comience poco a poco. Escuche música o vea una película mientras hace ejercicio. Invierta su tiempo en salud.

Video CORONAVIRUS 9 - Actividad fisica.026

Este es el resumen de las recomendaciones que le hacemos: caminar, bailar, estiramientos, yoga, taichi, pilates, sentadillas, flexiones, abdominales, zancadas, saltos estrella, stepper, bicicleta estática, bicicleta elíptica, y cinta de andar o correr. Hay ejercicios para todos los gustos y economías. No ponga excusas. Querer es poder. Muévase. Todo son beneficios para su salud.

Las nuevas tecnologías nos ofrecen la posibilidad de saber, de una forma más o menos aproximada, durante cuánto tiempo y en qué grado estamos consiguiendo los objetivos de actividad física que queremos conseguir. Son un aliado en nuestra lucha contra el sedentarismo, que tantos perjuicios ocasionan a nuestra salud en general.

Todos los teléfonos móviles inteligentes que usamos en la actualidad tienen instalada alguna aplicación gratuita que nos pueden ayudar a controlar nuestros progresos. Suelen monitorizar los pasos que damos a lo largo del día, el tiempo empleado en una actividad, así como los puntos cardio obtenidos por actividades de intensidad moderada o alta.

Video CORONAVIRUS 9 - Actividad fisica.030

Aunque pueda parecer evidente, para que el registro de las actividades sea correcto, las aplicaciones y los teléfonos deben estar configurados de forma adecuada, y permanecer adheridos a nuestro cuerpo para poder registrar las actividades. No hace falta llevarlos en la mano. Podemos tenerlos en algún bolsillo de la ropa.

Y también son de gran utilidad los dispositivos específicos de registro de ejercicio físico, como las pulseras de actividad o los relojes inteligentes, que irán acumulando sus datos y los sincronizarán con su teléfono móvil cuando quiera consultar dichos registros.

 

En resumen, la actividad física diaria reporta un gran beneficio a nuestra salud, tanto física como mental, y debe practicarse aún en situaciones que lo puedan dificultar, como puede ser un confinamiento. Se recomiendan unos objetivos de 150 minutos semanales de actividad moderada, o caminar 10000 pasos al día. Esta actividad física hará que nuestro cuerpo no se entumezca y consigamos mejorar nuestros parámetros de sobrepeso y obesidad. Y todo ello nos reportará una mejoría evidente en nuestra salud cardiovascular. Desde la farmacia de la Mulilla animamos a todos nuestros seguidores a instaurar una rutina diaria de actividad física, adecuada a nuestras condiciones particulares, con el único fin de mejorar nuestra salud a todos los niveles.

Artículo: ¿Porqué se decretan confinamientos de la población debido a la enfermedad COVID-19?

Artículo número 4 de la serie dedicada a la enfermedad COVID-19, y en el que vamos a exponer las motivaciones que tienen las autoridades para decretar confinamientos de la población tratando de evitar la expansión de la pandemia.

Es un hecho constatado que, para que haya transmisión de la enfermedad COVID-19, es preciso un contacto estrecho entre individuos sanos y enfermos, como ya comentamos en el episodio dedicado a las formas de transmisión de la enfermedad. Imaginemos una población determinada, con todos sus individuos sanos, que conviven de forma estrecha. Si algún miembro de esta población resulta infectado por el coronavirus, podrá, con el paso del tiempo, infectar a otros individuos que se encuentren en su entorno más cercano, los cuales, progresivamente, podrán ir propagando la infección entre el resto de individuos que se encuentran conviviendo con él, hasta hacer que la transmisión esté descontrolada.

Video CORONAVIRUS 4 - Porqué el confinamiento.002

Para evitar la transmisión descontrolada de esta enfermedad de tipo infecto-contagiosa, una solución empleada a lo largo de la historia es el confinamiento de la población en sus casas, ya que si disminuimos la interacción de los individuos enfermos con otros en entornos cercanos, como transportes o sitios cerrados sin ventilación, la propagación de la enfermedad disminuye mucho su velocidad.

Video CORONAVIRUS 4 - Porqué el confinamiento.003

Esta medida tan drástica supone una reducción muy importante de los derechos y libertades de los ciudadanos, y a la vez conlleva una serie de consecuencias sociales y económicas de muy amplio calado, como puede ser la afectación de la actividad económica y laboral, alteraciones físicas y psíquicas de los ciudadanos, o implicaciones en el sistema educativo a todos los niveles. Todas estas cuestiones han llevado a un debate muy activo a todos los niveles de la sociedad, y deberán ser evaluados por expertos en la materia para considerar su conveniencia en sucesivas ocasiones, en caso de ser necesario.

En la segunda ola de contagios que se está sufriendo en la actualidad, se está dando prioridad a otro tipo de medidas menos restrictivas, como son los cierres perimetrales de los núcleos de mayor afectación en número de casos, o toques de queda para evitar concentraciones nocturnas debidas al ocio y el esparcimiento, que se han asociado a medidas de prevención de muy bajo nivel.

El sistema sanitario también se está viendo muy afectado en esta pandemia. Gozamos de los mayores estándares de calidad en cuanto a asistencia sanitaria se refiere respecto a nuestros países vecinos, pero nuestro sistema sanitario se ha visto desbordado ante las necesidades originadas para atender a los enfermos de COVID-19, así como de las personas de su entorno más cercano. Y este desbordamiento afecta a todos los niveles asistenciales, ya que muchas especialidades no han podido dar la asistencia requerida o de la forma más adecuada. Por tanto, reducir la incidencia de la pandemia también redundará en una mejor prestación asistencial sanitaria en general.

Desde la Farmacia de la Mulilla apelamos a la responsabilidad individual de todos y cada uno de nosotros para poder frenar la expansión de la enfermedad. El virus necesita de nuestras debilidades a la hora de relacionarnos para poder propagarse. Evite lugares cerrados donde pueda haber concentraciones de gente, mantenga distancia de seguridad de uno o dos metros con todas las personas, sean o no de su entorno, esfuércese por hablar en un tono bajo evitando gritar, use la mascarilla siempre fuera de su domicilio, ventile bien las instalaciones donde vive o trabaja, procure realizar una higiene de manos con más frecuencia de lo normal, y si presenta síntomas compatibles con la enfermedad COVID19, comuníquelo a las autoridades sanitarias y practique el autoconfinamiento por seguridad de todos.

En resumen, al confinar a la población en sus casas, se consiguen 2 cosas importantes: por un lado, se disminuyen los contagios, evitando la propagación de la enfermedad que pueda afectar a las personas que peor lo pueden pasar en caso de resultar infectados, y por otro el sistema sanitario no tendrá sobrecarga con posibilidades de colapsar, y así podrá atender mejor a todos los enfermos, sean enfermos de COVID o por otras enfermedades.

Video CORONAVIRUS 4 - Porqué el confinamiento.001

Artículo: Personas de mayor riesgo de padecer la enfermedad COVID-19

Tercer artículo de la serie que vamos a dedicar a la enfermedad COVID-19, originada por el coronavirus llamado SARS-CoV-2, y en el que comentaremos qué tipo de personas tienen un riesgo mayor de padecer esta enfermedad en caso de ser infectadas por el virus, y que por tanto deben extremar las precauciones para evitar contagiarse.

Vamos a distinguir 2 tipos principales de personas de riesgo. Primeramente indicaremos qué personas son más vulnerables a la enfermedad debido a su estado de salud previo a la infección por el virus. Y en este punto, debemos incidir en que las personas que estadísticamente padecen con mayor incidencia esta enfermedad son las personas mayores de 60 años, y con algún tipo de patología crónica que afecta a su salud en general. Entre éstas patologías crónicas, queremos destacar las siguientes: Obesidad, Diabetes, Hipertensión, tabaquismo, infarto de miocardio, enfermedad respiratoria, patología renal, o haber sufrido anteriormente un ictus ó accidente cerebro-vascular.

Video CORONAVIRUS 3 Mayor riesgo.002

Si usted es una persona mayor de 60 años y presenta alguna de estas patologías que hemos indicado, quizá es un buen momento para plantearse adoptar estilos de vida adecuados para reducir este riesgo, como por ejemplo controlar el sobrepeso o la obesidad, abandonar el nocivo hábito tabáquico, o esforzarse en los hábitos recomendados por el personal sanitario para intentar mantener su diabetes bajo control.

Otro grupo de personas particularmente vulnerable son los enfermos crónicos de patologías respiratorias, ya que su función pulmonar está claramente afectada por su enfermedad, y como ya hemos comentado en otros episodios del programa, las complicaciones de tipo pulmonar de esta enfermedad suelen ser las de mayor gravedad. Entre éstas dolencias respiratorias, podemos destacar la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, conocida como EPOC, la enfermedad asmática, fibrosis pulmonar, o bronquitis crónica.

Video CORONAVIRUS 3 Mayor riesgo.003

El siguiente grupo de personas especialmente vulnerables son aquellos pacientes que, por enfermedad o por algún tratamiento, tienen disminuida su capacidad de respuesta inmunitaria, es decir, tienen bajos sus niveles de defensas. Estos pacientes no van a poder generar la adecuada respuesta del sistema inmune para proteger al organismo, y pueden sufrir con mayor rigor la enfermedad. Entre estos enfermos, podríamos destacar 3 grupos de pacientes:

1)  pacientes de enfermedades inflamatorias autoinmunes tratadas con fármacos que disminuyen la respuesta del sistema inmunitario como enfermedad de Crohn, Colitis ulcerosa, o pacientes que han recibido algún órgano por trasplante.

2) enfermos de patologías que generan inmunodeficiencias, como por ejemplo los enfermos de VIH/SIDA.

y 3) pacientes oncológicos que están recibiendo quimioterapia, la cual disminuye la capacidad inmunitaria del enfermo.

Video CORONAVIRUS 3 Mayor riesgo.004

El último grupo a destacar de este tipo de pacientes vulnerables son las mujeres embarazadas, ya que el desarrollar esta enfermedad puede comprometer el estado de salud tanto de la madre como del bebé.

Y el segundo gran grupo de personas con riesgo mayor de padecer ésta enfermedad incluye a aquellas que, por su actividad profesional, están o pueden estar en contacto con enfermos de COVID-19, hayan manifestado o no síntomas de la enfermedad. Para estas personas también se recomienda extremar las medidas de prevención de la enfermedad.

Entre estas personas, vamos a distinguir 2 grupos. El primero, el personal sanitario, siempre expuesto a las enfermedades de tipo contagioso, y de las que vamos a destacar el personal médico, de enfermería, auxiliares de clínica, personal de limpieza de instalaciones sanitarias, personal de residencias de ancianos, personal de los servicios de radiología, profesionales de las oficinas de farmacia, y empleados de empresas funerarias.

Y el segundo grupo incluye a todos aquellos profesionales cuyo trabajo consiste en atender a otras personas de forma más o menos directa, como del sector de la alimentación y demás suministros esenciales para la población, cuidadores de personas dependientes, Cuerpos y fuerzas de seguridad, personal de atención al cliente en general, profesionales del transporte y reparto de mercancías, ó empleados de oficinas bancarias.

Video CORONAVIRUS 3 Mayor riesgo.006

En resumen, los principales grupos de riesgo de padecer la enfermedad COVID-19 son 2: personas vulnerables debido a su estado de salud, como personas mayores de 60 años con alguna patología previa, enfermos pulmonares, o inmunodeprimidos, y profesionales de alto riesgo por su contacto con posibles enfermos de COVID19, presenten síntomas o no de la enfermedad.

Este material puede encontrarlo también en otros formatos, cuyos enlaces dejamos a continuación:

Infografía

Video

Podcast

 

Artículo: ¿Como se transmite la enfermedad COVID-19?

Segundo artículo de la serie que vamos a dedicar a la enfermedad COVID-19, originada por un coronavirus, y en el que vamos a tratar la cuestión de cómo se produce la transmisión de la infección entre personas. Conociendo estos mecanismos de transmisión, podremos actuar sobre ellos para reducir las posibilidades de contagio.

Según la evidencia científica disponible a la hora de elaboración de este contenido, la principal forma de transmisión de este virus entre personas es a través de las secreciones que se emiten por la boca cuando una persona habla, tose o estornuda.

Muchas veces no son perceptibles, pero está demostrado que en la mayoría de las ocasiones en que una persona está hablando, a la vez está emitiendo estas pequeñas gotas de saliva, en las cuales puede haber presencia del virus si la persona está infectada.

Así, podríamos diferenciar 2 tipos de transmisión de la infección. Primeramente, habría una forma directa, en que si una persona enferma tose, estornuda, o habla en presencia de una persona sana, ésta puede contagiarse al inhalar estas secreciones emitidas. De aquí viene la recomendación de usar elementos de protección física, tipo pantallas entre personas, caretas o mascarillas, así como la de mantener una distancia entre personas, que debe ser como mínimo de un metro, y recomendable de 2 metros entre personas.

Video CORONAVIRUS 2 Transmision.003

Y en segundo lugar, el contagio puede realizarse por una vía indirecta a través de otros objetos. Así, si una persona infectada tose o estornuda, va a emitir una gran cantidad de partículas impregnadas de virus, las cuales pueden posarse sobre objetos del entorno, sobre cualquier objeto que haya quedado al alcance de las secreciones. En un período de tiempo no muy largo, un individuo sano puede entrar en contacto con estas secreciones, y si este individuo ahora, con las manos que llevan esas secreciones infectadas, se toca la cara, sobre todo los ojos, la nariz, o la boca, puede hacer que el virus entre en su cuerpo, pudiendo originar una nueva persona infectada, con lo cual comenzaría de nuevo el ciclo de contagio, y aumentando éste de forma progresiva.

De aquí proviene la recomendación de lavarse las manos con frecuencia, para evitar que las manos, que están continuamente en contacto con objetos, puedan transmitir la enfermedad entre personas. Si no podemos lavarnos las manos por cualquier circunstancia, podemos aplicar higienizante de contenido hidroalcohólico, que nos protegerá de forma temporal, aunque la mejor opción será siempre el agua y el jabón.

Video CORONAVIRUS 2 Transmision.004

Tenemos que ser muy conscientes de este mecanismo de transmisión, pues aplicando medidas de protección ante esta situación, como el uso de mascarillas en ambientes cerrados y concurridos, y la higiene frecuente de manos, disminuye de forma muy importante la probabilidad de quedar infectados por el coronavirus, y por tanto la de desarrollar una enfermedad que puede tener consecuencias muy graves e importantes para nuestra salud.

En resumen, la transmisión de esta enfermedad está relacionada con las secreciones emitidas, de forma involuntaria, por personas infectadas, al hablar, toser o estornudar. Actuando sobre esta emisión, y sobre el contacto con dichas secreciones, las probabilidades de contagio se verán disminuidas.