Artículo: ¿Qué hago si presento síntomas compatibles con la enfermedad COVID-19?

Artículo número 6 de la serie dedicada a la enfermedad COVID-19, dedicado en esta ocasión a informar sobre las medidas que debemos tomar en caso de presentar síntomas compatibles con esta enfermedad.

El primero de los síntomas más frecuentes es la tos. Suele ser una tos seca, que no genera expectoración, persistente, repetitiva, y que puede llegar a dejar sin aliento al enfermo.

Otro síntoma que se presenta con bastante frecuencia es la fiebre. La fiebre es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo frente a agresiones externas como las infecciones, y que activa la respuesta del organismo frente a la agresión. Se considera fiebre a partir de 37,8 grados de temperatura, siendo considerada como febrícula entre 37 y 37,8 grados. Como medicamento general para el tratamiento de la fiebre se recomienda como primera opción el paracetamol, en dosis de 650 mg cada 8 horas. Si con esta dosis no se puede controlar la fiebre, deberemos consultar con el personal médico, por si considera oportuno instaurar algún tratamiento específico para dicha fiebre.

Y el tercer síntoma más característico de esta enfermedad es la sensación de ahogo, como que nos falta el aire para respirar, lo que indica que puede haber algún tipo de lesión a nivel pulmonar.

 

Pueden aparecer también otros síntomas, aunque con menor frecuencia que los descritos anteriormente. Así, puede manifestarse la enfermedad con dolor de garganta, diarrea, dolor de cabeza, pérdida de gusto y olfato, dolor muscular, congestión nasal, y malestar general.

 

Como se puede apreciar, muchos de estos síntomas son similares a los de un resfriado o gripe, por lo que hay que estar alerta a la aparición de los síntomas principales, y en particular al de pérdida de gusto y olfato que parece ser algo diferenciador de esta patología.

 

Si usted o alguien de su entorno empieza a manifestar síntomas compatibles con los que se han descrito anteriormente, y por tanto puede haber sospecha de estar enfermo de COVID-19, lo primero que recomendamos es mantener la calma y tener la cabeza fría. Perder los nervios no va a hacer que nos curemos, sino que puede empeorar la percepción de los síntomas. Debe estimularnos para tomar las decisiones correctas por el bien de todos.

Hay que tener en cuenta que la estadística juega a nuestro favor. En la mayoría de los casos, en torno al 90% de los enfermos, suelen evolucionar de forma leve o moderada, con muy pocas complicaciones para la salud, pero hay un 10% de los casos que pueden complicar su gravedad e incluso poner en grave riesgo nuestra salud, y es en estos casos graves donde hay que intervenir a nivel hospitalario y a la mayor brevedad posible, pues cuanto antes se pueda controlar y monitorizar la situación, mejor será el pronóstico del enfermo, sobre todo si son personas de alto riesgo, cuyas características se describieron en un episodio anterior.

Si creemos que podemos estar enfermos de COVID-19, la primera medida debe ser practicar el auto-aislamiento, con la principal finalidad de evitar contagiar al resto de los componentes del entorno, bien sea familiar, personal o laboral. Este aislamiento debe ser en una habitación de la vivienda, a ser posible con un baño que use el enfermo solamente, y durante un período mínimo de 10 días, en que deben haber remitido los síntomas y la capacidad de infección a otras personas, y debe ponerse en contacto telefónico con los responsables sanitarios de su comunidad autónoma, los cuales se encargaran de mantener una evaluación continuada de su situación clínica para, en caso de empeoramiento, derivarlo a una atención presencial, bien en su centro de salud o en su hospital.


Vamos a mostrar los teléfonos que han habilitado las comunidades autónomas para el seguimiento de este tipo de pacientes. Tenga a mano el teléfono correspondiente a su comunidad por si necesita hacer uso de él.

 

En resumen, si cree que presenta usted síntomas compatibles con la enfermedad COVID-19, como son tos, fiebre, o sensación de ahogo, debe centrar sus esfuerzos en las dos siguientes direcciones: proteger su estado de salud comunicando vía telefónica al personal sanitario su situación clínica, y proteger a las personas que le rodean practicando el auto-aislamiento para que la enfermedad no pueda afectarles, evitando con ello la propagación descontrolada de la pandemia.

 

 

Artículo: Resumen general COVID-19

 

Artículo número 12 de la serie dedicada a la enfermedad COVID-19. Este será un artículo resumen general de todo lo tratado en esta serie, realizada para informar lo mejor que podemos y sabemos sobre esta enfermedad que tanto está cambiando nuestras vidas.

El agente infeccioso que provoca la enfermedad covid-19 es un virus del tipo coronavirus llamado Sars-CoV-2, que se cree proviene del murciélago, y que ha pasado a la especie humana a través de una especie intermedia. Cuando el virus infecta a una persona, utiliza las células de ésta para poder reproducirse, provocando la muerte de esas células dando lugar a daños que se extienden por diversas partes del cuerpo. Su transmisión a nivel mundial ha dado lugar a una pandemia, y está siendo la responsable de muchas muertes en todo el mundo, así como de secuelas importantes en la salud de millones de personas.
 
El conocimiento actual determina que la principal forma de transmisión de la enfermedad es por medio de aerosoles, que son corrientes de sustancias emitidas por las personas al hablar fuerte, toser o estornudar. Si una persona no contagiada inhala los aerosoles emitidos por una persona contagiada, el riesgo de infectarse y luego desarrollar la enfermedad es elevado. El uso generalizado de mascarilla va a proteger frente a esta transmisión, ya que si una persona infectada habla con la mascarilla puesta, sus aerosoles no serán emitidos, y si una persona no infectada está cerca de alguien que sí lo está, la mascarilla reducirá la posibilidad de inhalar los aerosoles emitidos por ésta.
 

 

Las personas con mayor riesgo de sufrir consecuencias graves para su salud en caso de padecer la enfermedad son aquellas mayores de 65 años, cuya situación general está ya debilitada por el paso del tiempo, sobre todo si además presentan alguna otra enfermedad anterior a la infección, entre las que se destacan problemas respiratorios, circulatorios o metabólicos. Por ello, son las personas con acceso prioritario a las campañas de vacunación. Hay que proteger antes a los que peor lo pueden pasar en caso de ser infectados.
 
Para tratar de evitar la transmisión generalizada de la infección, y a la vez tener unos sistemas sanitarios adecuados para atender a los enfermos, se han decretado confinamientos de la población, en distintos grados según la situación particular de cada nación. Recordemos que la transmisión está asociada a contacto estrecho entre individuos. Evitando ese contacto, evitaremos la transmisión.
 
En cuanto a las medidas de protección recomendadas para la población, se sigue destacando la importancia del uso de la mascarilla, respetar una distancia interpersonal de al menos 2 metros, ventilar los ambientes cerrados, observar una higiene frecuente de las manos, y evitar aglomeraciones en sitios cerrados.
 

 

Si una persona presenta síntomas compatibles con los de la enfermedad COVID-19, debe someterse a auto-aislamiento, para evitar seguir propagando la infección. Los síntomas más usuales son tos, fiebre y sensación de ahogo, aunque puede no presentarse alguno de éstos, y si manifestarse otros síntomas. Ante todo hay que dejarse llevar por la razón, y no perder la calma. La estadística indica que en una proporción muy elevada las consecuencias para la salud no son graves. Pero hay que mantenerse en contacto con el personal sanitario para evaluar de forma continuada el estado de salud, por si se requieren otras actuaciones en caso de agravamiento de la situación clínica del paciente.
 
Las normas a seguir en caso de auto-aislamiento pasan por un contacto con la persona aislada reducido a lo estrictamente imprescindible, y el aumento de las medidas de protección, seguridad e higiene dentro del domicilio. Los cuidadores han de ser extremadamente cuidadosos en la higiene, e informar de inmediato si presentan también síntomas de la enfermedad.
 

 

En cuanto a la alimentación en estas situaciones de aislamiento, se insiste en que hay que evitar el sobrepeso y la obesidad, que pueden ser un factor agravante de la enfermedad en caso de resultar contagiados. Se debe reducir la ingesta de alimentos ricos en calorías y moderar el llenado de los platos. La pirámide nutricional recomendada basa la alimentación en azúcares de liberación lenta, frutas, verduras y legumbres, controlando la ingesta de carnes y pescados, y evitando la bollería y los alimentos elaborados industrialmente. Se debe limitar la ingesta de alimentos grasos, evitando técnicas culinarias que abusen de las grasas. Y se recomienda beber 2 litros de agua al día, bien sola o en forma de infusión, y tomar todos los días un poco el sol para garantizar el aporte de vitamina D.
 
La actividad física se muestra cada vez más importante en el mantenimiento de la salud en general, y en particular en estos momentos difíciles. Es un gran aliado contra el sobrepeso y la obesidad, y puede realizarse tanto al aire libre como en nuestras casas, sabiendo organizarnos y teniendo motivación para ello. La Organización Mundial de la Salud nos anima a conseguir al menos uno de estos 2 objetivos: caminar 10000 pasos al día, y realizar una actividad de intensidad moderada durante 150 minutos en una semana. Siempre ha de realizarse un ejercicio adecuado a nuestra edad y condiciones físicas en el momento de hacerlo.
 
La salud mental también está comenzando a verse afectada por el avance de la pandemia y sus consecuencias. Vamos a recordar una serie de recomendaciones que se han mostrado eficaces para proteger nuestra mente en situaciones difíciles como las que vivimos. Hay que procurar dormir bien, alimentarnos de forma saludable, realizar algún tipo de actividad física, mantenernos en contacto con los seres que apreciamos, dedicar tiempo a actividades que nos produzcan satisfacción, hacer uso de técnicas de relajación, evitar exceso de información sobre la pandemia, estructurarse las actividades a lo largo del día, y seguir las recomendaciones del personal sanitario, evitando escuchar opiniones no especializadas en la materia.
 

 

Y por último, el control de la pandemia se conseguirá con la expansión de las vacunas contra la enfermedad. El mecanismo de acción de las vacunas se basa en generar una respuesta inmunitaria tal que, en caso de contagio por el virus, esta infección pueda controlarse o reducir las consecuencias graves para la salud del paciente. Todas las vacunas disponibles hasta el momento han demostrado reducir totalmente la mortalidad por COVID-19 en caso de infección. La presencia de algún efecto secundario aún no se muestra más relevante que los beneficios que aportan en esta pandemia. Y progresivamente irán haciendo que recuperemos la normalidad en nuestras vidas.

 

 

Artículo: Las vacunas contra la enfermedad COVID-19

Video CORONAVIRUS 11 - Vacunas.001

Artículo número 11 de la serie dedicada a la enfermedad COVID-19, en el que haremos una revisión a fecha finales de febrero de 2021 sobre las vacunas que se están desarrollando para combatir esta pandemia, explicando sus modos de actuación y comentando sus características más destacadas.

Antes de comenzar con las vacunas, creemos conveniente comentar unas ideas simples sobre el funcionamiento de los seres vivos a nivel molecular, pues a ese nivel es donde van a actuar las vacunas que se están desarrollando actualmente, tanto para la enfermedad COVID-19 como para otras enfermedades.

El material genético que tienen todas nuestras células en su interior, llamado ADN, y que nos hace seres únicos y diferentes de los demás, contiene la información necesaria para producir unas sustancias de gran importancia llamadas proteínas.

Para producir estas proteínas, el ADN envía la información a las estructuras correspondientes en forma de una sustancia llamada ARN mensajero. Este ARN mensajero es un mensaje en clave para fabricar una determinada proteína.

Las proteínas fabricadas entonces, tienen una estructura tridimensional compleja, y son las responsables de desempeñar funciones muy variadas en el organismo. Así, pueden tener una función estructural, como en el caso de las proteínas que forman los cartílagos de nuestro cuerpo, hormonal, como por ejemplo el caso de la insulina, que es una proteína que regula los niveles de glucosa en todas las células del organismo, o, como sucede en el caso que nos ocupa, función de defensa, en forma de anticuerpos, proteínas del sistema inmunológico, cuyo papel es fundamental en el caso de las vacunas.

Video CORONAVIRUS 11 - Vacunas.006

Vamos a comentar ahora qué papel desempeñan estos anticuerpos en nuestros procesos de defensa frente a agresiones como por ejemplo los virus o las bacterias.

En el caso de las vacunas que se están desarrollando frente a la enfermedad COVID-19, los esfuerzos se han dirigido a que nuestro propio cuerpo fabrique una proteína del virus. En este caso, la proteína que posee el virus en su superficie, con forma de espina o espícula, y que es la encargada de la unión entre el virus y nuestras células.

En las personas vacunadas, cuando ciertas células del sistema inmunitario llamadas linfocitos ó glóbulos blancos, contactan con esta proteína, la reconocen como extraña, y producen anticuerpos contra esa proteína. Los anticuerpos van a unirse a dicha proteína del virus, y eso va a tener un efecto de marcado o señalamiento de dicha proteína. ¿Por qué este marcado?

Pues porque otras células del sistema inmunitario, denominadas macrófagos, van a encargarse de eliminar todo aquello que se encuentre unido a algún tipo de anticuerpo. Así es como funciona nuestro sistema inmune. Desde hace muchos miles de años. Y ha sido un funcionamiento que ha permitido la supervivencia de la especie humana. Ha logrado doblegar a multitud de agentes infecciosos. Y lo seguirá haciendo.

Video CORONAVIRUS 11 - Vacunas.011

En el proceso, ha aumentado el número de células capaces de reconocer esta proteína y producir anticuerpos específicos contra ella. Son las denominadas “células memoria”, que actúan en un eventual contagio con el virus. Vamos a comentar lo que debe ocurrir en esta circunstancia de contagio.

Si el virus SarS-CoV-2, responsable de la enfermedad COVID-19, contagiara a una persona vacunada, los linfocitos memoria comenzarán a producir anticuerpos frente a la proteína viral que se encuentra en su superficie, ahora en gran cantidad, bloqueando la unión a células humanas, y estimularán su destrucción por los macrófagos, antes que el virus se extienda por el organismo provocando daños, que como sabemos pueden llegar a ser irreparables.

Video CORONAVIRUS 11 - Vacunas.015

El desarrollo de las vacunas frente a la enfermedad COVID19 ha sido un logro nunca antes conseguido debido a la gravedad de la pandemia, y se ha alcanzado cumpliendo con los requisitos de eficacia y seguridad, en continua revisión, de todas las vacunas que se aprueban para su uso humano.

Las vacunas que se están desarrollando consiguen este propósito que hemos comentado utilizando varias técnicas disponibles actualmente. Las vacunas autorizadas o en estudio de aprobación en la Unión Europea, a fecha finales de Febrero de 2021, agrupadas por tipo de vacuna, son las siguientes:

En primer lugar tenemos las vacunas de tipo ARN mensajero. Estas vacunas van a inocular en nuestro organismo ese mensaje codificado que comentamos anteriormente, y que va a hacer que nuestro propio organismo sintetice la proteína del virus. Este tipo de técnica ya se usa en vacunas para combatir otras enfermedades, como por ejemplo, las originadas por el virus zika o el citomegalovirus, o en estudio para el tratamiento de algunos tipos de cáncer.

De este tipo de vacunas ya han sido aprobadas 2 en la Unión Europea: por un lado, la vacuna llamada Comirnaty®, desarrollada por los laboratorios Pfizer y Biontech, aprobada en individuos mayores de 16 años, que requiere la administración de 2 dosis espaciadas al menos 21 días, y que en los estudios disponibles ha demostrado una efectividad del 95% a los 7 días de la administración de la segunda dosis.

Y por otro, la vacuna desarrollada por el laboratorio Moderna, indicada en pacientes mayores de 18 años, también con 2 dosis necesarias, en este caso espaciadas al menos 28 días, y que ha demostrado una efectividad del 94% a los 14 días de la administración de la segunda dosis.

Otro tipo de vacuna disponible es la de tipo vectores virales. Esta tecnología se basa en la inoculación en nuestro organismo de un virus inofensivo, pero que ha sido modificado genéticamente para que produzca la proteína del virus que nos interesa, en este caso la proteína que se encuentra en la membrana del virus que provoca la enfermedad COVID19. Así, en nuestro cuerpo aparecerá dicha proteína, y nuestro sistema inmune fabricará anticuerpos frente a esa proteína, y nos protegerá en caso de contagio con el coronavirus. Esta tecnología ya se usa en las vacunas contra el ébola, y se está estudiando para el desarrollo de vacunas frente al virus del zika, la gripe o el sida.

A este tipo de vacuna pertenece la vacuna desarrollada por el laboratorio AstraZeneca en colaboración con la Universidad de Oxford. Esta vacuna está indicada en mayores de 18 años y está pendiente de aprobar en mayores de 55 años. Se administran 2 dosis, espaciadas entre 4 y 12 semanas, y presenta un 60% de efectividad a los 15 días de la administración de la segunda dosis.

Pendiente de terminar su proceso de revisión de resultados de eficacia y seguridad tenemos 2 vacunas que se prevé estén disponibles para su administración a la población en poco tiempo, sobre mediados de 2021. La primera de ellas se basa en la tecnología del ARN mensajero, y está desarrollada por el laboratorio Curevac®. Aún no está definido el rango de edad recomendado, pero sí se establece una pauta de vacunación de 2 dosis, espaciadas 4 semanas. Y también está pendiente de determinar su grado de efectividad.

Y otra vacuna que se prevé pueda estar disponible en breve es la desarrollada por el laboratorio Janssen, perteneciente al grupo Johnson&Johnson. Se administrará a mayores de 18 años, y sólo requerirá una dosis, habiendo demostrado un 66% de efectividad en los ensayos realizados hasta ahora.

Y el tercer tipo de vacunas que se están desarrollando se basa en la tecnología de unidades proteicas. Esta tecnología inocula fragmentos de la proteína objetivo, lo cual será suficiente para provocar la respuesta inmunitaria suficiente para combatir una posible infección con el virus.

A este tipo de tecnología pertenece la vacuna desarrollada por el laboratorio Novavax, y que se espera pueda estar disponible a finales de 2021. Esta vacuna se podrá administrar a mayores de 18 años, con 2 dosis espaciadas 3 semanas. Ha demostrado en los ensayos disponibles un 89% de efectividad.

Video CORONAVIRUS 11 - Vacunas.028

La efectividad de las vacunas indica la reducción del riesgo relativo que tiene una persona vacuna de padecer esa enfermedad frente a otra no vacunada. Esto quiere decir que una persona que ha recibido una vacuna con una efectividad media del 95%, tiene reducido el riesgo de enfermar en un 95% frente a otra persona que no ha recibido la vacuna. En el caso de las vacunas lo importante es conseguir reducir ese riesgo en la mayor población posible. Y aunque algunas de estas vacunas que se están desarrollando tienen índices de efectividad menores que otras, conviene decir que la vacuna anual contra la gripe tiene una efectividad demostrada de en torno al 50%, y consigue unos beneficios para la salud innegables. Y otro dato que queremos comentar es que todas estas vacunas han demostrado un 100% de reducción del riesgo de muerte por COVID-19; es decir, si alguna persona de las que se ha vacunado ha fallecido, no ha sido debido a la enfermedad COVID-19.

En otro orden de cosas, hay que decir que todas las vacunas pueden presentar algún tipo de efectos secundarios, normalmente leves y pasajeros, y que no suelen durar más de 24 horas desde la administración. Puede aparecer dolor, enrojecimiento o hinchazón en el punto de administración de la vacuna, fiebre, fatiga, dolor de cabeza, dolores musculares, escalofríos, dolores musculares o malestar general. Desde un punto de vista inmunológico, estos efectos secundarios, molestos en ocasiones, son el mejor indicio de que la vacuna está provocando una respuesta inmune en nuestro organismo. Es una buena señal. Y siempre será mejor sufrir estos leves trastornos que sufrir la propia enfermedad.

Una cuestión que se plantea es si las vacunas van a poder ser efectivas frente a las diversas variantes que están apareciendo. Hemos oído hablar de la variante británica, de la brasileña, de la californiana, pero… ¿porqué aparecen esas variantes?, y ¿cómo pueden afectar al desarrollo de las vacunas?

Recordemos los pasos generales de la respuesta inmunitaria: el virus tiene una ARN mensajero que codifica la producción de una proteína de su membrana, a la cual se unirán los anticuerpos y serán ambos eliminados por los macrófagos.

Todos los seres vivos heredan el material genético de sus progenitores. También los virus. Pero cada vez que nos reproducimos, como los virus también lo hacen, el material genético de la descendencia no es idéntico al del progenitor. Hay errores de copia en los genes. Se llaman mutaciones. Muchas de ellas son inviables. Pero si el nuevo material genético del virus es capaz de proporcionar alguna ventaja, como hacerlo más resistente al ambiente que le rodea, puede ser que la respuesta inmunitaria que estaba preparada para otra variante no sea eficaz, los anticuerpos no sean capaces de neutralizar el nuevo tipo de virus, y puede que sean necesarias nuevas vacunas específicas para esas nuevas variantes del virus, para evitar una infección descontrolada como en casos anteriores a la aparición de las vacunas. Así, pues, es probable que tengamos que administrar diferentes tipos de vacunas a lo largo de nuestra vida.

Video CORONAVIRUS 11 - Vacunas.035

La administración de las vacunas es un arma más de las que tenemos para detener la propagación de la pandemia. Se complementa al uso de las mascarillas, el mantener una distancia interpersonal de seguridad, o el lavado frecuente de manos. Aunque una persona se haya vacunado, debe seguir observando todas estas medidas de seguridad, pues todavía quedan muchas cuestiones por dilucidar en el caso de esta crisis sanitaria. Con todas estas armas, junto con el desarrollo de tratamientos específicos contra la enfermedad, lograremos superar esta situación, que por desgracia se ha llevado por delante la vida de muchas personas.

En resumen, las vacunas que se están desarrollando para poder superar la pandemia por COVID19 están diseñadas para que nuestro propio cuerpo fabrique una proteína muy especial y particular que tiene el virus. Esa proteína va a hacer que el sistema inmunitario genere una respuesta en su contra fabricando anticuerpos específicos para esa proteína. Y estos anticuerpos actuarán neutralizando el virus en caso de contagio. Algunas de estas vacunas utilizan técnicas génicas que en ningún caso van a alterar nuestro material genético, y ya están siendo utilizadas en otras vacunas e incluso terapias frente a determinados tipos de tumores. Presentan elevados datos de eficacia y seguridad, pudiendo presentar efectos secundarios leves durante las primeras 24-48 horas desde la administración de la vacuna.

Desde la Farmacia de la Mulilla animamos a todos los seguidores de estos artículos a vacunarse contra la covid19 en el convencimiento que es la mejor opción posible para poder superar la infección por coronavirus. Nuestras autoridades nos brindan la oportunidad. Aprovechémosla. Cuantas más dificultades pongamos a la propagación de la enfermedad, mayores probabilidades tendremos de derrotarla.

Queremos agradecer la inestimable colaboración del catedrático de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada, Don José Martínez López, sin la cual el rigor de este material no hubiera sido posible.

Farmacia de la Mulilla en internet cuadrado.003

 

Artículo: Síntomas de la diabetes

Este es el cuarto artículo acerca de la enfermedad diabética, que tratará sobre los síntomas que aparecen en el enfermo a medida que su diabetes se va manifestando.

Tradicionalmente, se definía a la Diabetes como la enfermedad de las 3 P, debido a que los tres síntomas más frecuentes comienzan, en términos médicos, con la letra P.

Estos tres síntomas son: Polidipsia, Poliuria y Polifagia. Vamos a explicar qué significa cada uno de estos tres términos.

Polidipsia quiere decir que el paciente va a tener mucha sensación de sed y sequedad en la boca. El paciente necesita beber mucha agua porque hay que diluir la excesiva concentración de glucosa en sangre.

Poliuria quiere decir que el paciente va a tener unas ganas de orinar más frecuentes de lo normal. Se debe a que el organismo trata de eliminar por orina el exceso de glucosa.

Y Polifagia quiere decir que nuestro paciente siempre tiene ganas de comer. Esto se debe a que las células, como no reciben aporte de glucosa para realizar sus funciones, están continuamente mandando señales al cerebro para que aumente su aporte en forma de alimento.

Captura de pantalla 2021-03-07 a las 10.50.43

Estos son los síntomas más frecuentes, pero pueden aparecer otros también relacionados con la diabetes, como cansancio, pérdida de peso, mala cicatrización de heridas, visión borrosa, o infecciones frecuentes.

Si usted presenta alguno(s) de estos síntomas, consulte a su personal médico o de enfermería por si consideran necesario realizar alguna prueba diagnóstica en relación con la diabetes.